¿Cómo curar un corazón roto?

Muerte, mudanza y locura, palabras que seguramente pasaron por tu mente al sentir que se te rompía el corazón en mil pedazos cuando tu novio te terminó o descubriste que el chico que amas tiene novia.

¿Y quién mejorará mi suerte?
¡La muerte!
Y el bien de amor, ¿quién lo alcanza?
¡Mudanza!
Y sus males, ¿quién los cura?
¡Locura!
Dese modo no es cordura
querer curar la pasión,
cuando los remedios son
muerte, mudanza y locura“.

— Miguel de Cervantes Saavedra

¿A quién no le han roto el corazón? Pues a todos, hombres, mujeres, ricas, pobres, bonitas y feas, todas estamos a merced del amor que es capaz de hacernos sentir en las nubes o en la fosa más profunda.

¿Qué hacer en esta situación? ¿Se cura el corazón roto? ¿Hay solución? Por supuesto que sí, aunque las canciones o las telenovelas te digan que se debe sufrir para siempre.

Amiga, ¡¿qué hago?!

Me puse en esta situación y recopilando información de personas a mi alrededor y recuerdos personales, estas son las opciones que encontré:

  • Acudir a amistades y familia para que te acompañen y escuchen, ¡no para que te hablen!, porque lo que menos quieres cuando estaś depre es que te estén diciendo “todo va a estar bien”, “ya conocerás a alguien”. ¡Eso ya lo sé y tú, también! Lo difícil a veces es recuperar las amistades, porque al estar en una relación, sueles dejar de lado a tus amigas y perder el contacto. Me pasó, pero las verdaderas amigas siempre vuelven, y al verte triste, no te querrán dejar. Y bueno, tu familia está ahí. Al menos mamá siempre estará dispuesta a ser tu paño de lágrimas, acompañarte al cine y engreírte.
  • Mi amiga Ángela me dijo que es necesario una buena dosis de juerga y creo que es cierto. Cuando una sale de parranda, se divierte, bailas, tomas un trago, te distraes. Así que lánzate, arma tu grupo de amigas solteras, arréglate, ponte linda ¡y pasa un buen rato!
  • Mi hermana Andrea me dijo: “un corazón roto lo cura una buena dosis de chocolate en todas sus formas: torta, tartaleta, helado, bombones, galletas, mousse, cheesecake, donas, pyes, caliente, brownie, alfajores, etc.”. ¿Por qué será que nos da por comer chocolate cuando estamos tristes? Pues porque contiene serotonina, un neurotransmisor que cuando escasea, produce irritabilidad, agresión e ira, pero que cuando se consume, genera una sensación de paz y tranquilidad.

  • La comida para algunos es un medio para calmar la ansiedad, al menos para mí lo era durante la universidad en época de exámenes. Probablemente no te dé por comer chocolate, sino que algunos curan su depresión engullendo de todo, y en exceso. Cuidado con eso.
  • Trabajar en el amor propio y la buena autoestima. Eso es algo que debemos tener en cuenta siempre. Una buena autoestima de hecho te ayuda a superar momentos difíciles.
  • Mucha gente se apoya en la religión. Si tú llevas una vida espiritual o participas en algún tipo de movimiento religioso, apóyate en tu fe y en las personas de tu comunidad. Esto también puede fortalecerte en el proceso de perdonar a la otra persona, que es lo más difícil.

  • No está de más buscar asesoría psicológica profesional si sientes que el proceso está tomando demasiado tiempo. Eso sí, no esperes a que tu psicólogo elimine tu dolor por arte de magia, tú también debes poner de tu parte.
  • Mi amiga Lucía me dijo que a ella le funcionó esa de que un clavo saca otro clavo. A mí particularmente no me ha funcionado, ¡el que sale perjudicado es el otro clavo!

¡Mi corazón se volvió a pegar!

A mí me costó mucho superar el término de la relación con mi novio hace unos 3 años. Con él duré cerca de 4 años y ha sido, diría yo, la relación más importante que he tenido en mi vida. Después de todo lo que sufrí, lloré, le rogué, etc., caí en la conclusión de que el amor no existía y que jamás me volvería enamorar.

Y es que, ¿qué se supone que debía creer, si con este chico con quien yo me hacía casada y viviendo felices para siempre como en los cuentos de hadas, no funcionó la relación? Pues que con nadie funcionaría. Es más, no me cabía en el cerebro cómo había “desperdiciado” todos esos años estando con él.

Y en ese lapso estuve saliendo con otro chico, con el que no llegué a concretar una relación, porque cargaba todos estos problemas y dilemas que me quedaban de mi ex. Ese era el otro clavo que terminó perjudicado.

Pero todo se supera, fue un proceso en el que logré perdonar y sanar las heridas de mi corazón y, recién ahí, después de que me liberé de mis cargas del pasado y que empecé a recordar la relación ya no con tristeza, sino con alegría por todo lo bueno que fue, que pude volver a enamorarme y luego enamorarme de nuevo. Yo misma me comí mis palabras, ¡claro que te puedes volver a enamorar! Es más, no dudes de que lo harás, solo no te aferres a tu pasado.

Enemigos del corazón roto

Esto es súper importante, he hecho una lista de cosas de las que debes huir cuando estás en situación “post terminada” o destrozo del corazón:

  • La música romántica. Yo, en particular, ¡no la soporto! Ni feliz, ni deprimida, ni enamorada, pero cuando tu chico te acaba de dejar, pareciera que todas las canciones las han escrito para ti, ¿o no? Evítalas, escucha otro tipo de música, porque realmente te sentirás peor.
  • Deja el Facebook. Elimina a tu ex de tus redes sociales, no necesitas estar chequeando si cambia su estatus ni con quién anda. Es una decisión difícil eliminarlo, así que puedes pedirle ayuda a una de tus amigas para que lo haga. Créeme, te sentirás mucho más aliviada.
  • ¡No te quedes sola! Recupera tus amistades, métete a algún curso o taller, y evita a toda costa estar sola en tu cuarto sufriendo y llorando.

  • El deseo de venganza es patético. ¡No te vuelvas una despechada amargada! En vez de planear cómo vengarte de tu ex, invierte mejor tu tiempo.

Algunos consejitos finales

Para saber cómo enfrentar a una situación así, la psicología puede darnos una pauta. Consulté con Rosario Tafur, una amiga mía que es psicóloga, y me dijo lo siguiente:

“Terminar una relación, o estar por terminar una, es como un proceso de duelo, los pasos son los mismos. Básicamente, empieza la negación, luego la cólera, ira, tristeza y finalmente la aceptación. Estos pasos no son necesariamente continuos, puedes pasar de la negación a la ira, y luego volver a la cólera y luego volver a la ira, etc. Empezar una relación nueva ni bien terminas una, es cortar este proceso y no lograr la sanación que necesitan todas las personas después de una pérdida. Lo recomendable es llegar a la aceptación y después, poder empezar otra nueva relación.”

Es un buen consejo que tener en cuenta pero, además, te dejo otros de saber popular, que a mí también me han servido en un proceso de post relación:

  • Concéntrate en ti misma, y en tu mejoría espiritual y física. El deporte es una excelente forma de liberarte, sal a correr o a montar bicicleta.
  • ¡Viaja! No tienes que ir muy lejos, simplemente un fin de semana fuera de la ciudad puede ser muy productivo.
  • Perdona. Inténtalo, realmente te sentirás mejor.
  • Devuélvele sus cosas a través de un tercero; no las destruyas, eso es muy inmaduro.

  • ¡No hables con él! Eso es lo peor, pueden pasar meses y seguir en la misma situación de no saber si volver o no y puede ser eterno; créeme, ¡para mí fueron 8 meses!. Dale fin, corta de raíz y vas a ver que después de un tiempo lo verás con otros ojos.
  • Quiérete a ti misma, recuerda lo mucho que vales y siéntete agradecida de lo que tienes y de lo que has podido aprender de esta experiencia.
  • Entiende que es un proceso, date tiempo.

Yo sé que a veces es rico sufrir, llorar y sentirse un tanto miserable, pero disfruta de ese dolor un par de días y no más. Se puede salir adelante, así que no tienes excusas para no reconstruir tu vida; nadie es indispensable, y eso de que hay muchos peces en el mar, es cierto, ¡y mucho mejores!

Si estás con el corazón roto y quieres sentirte mejor, te dejo con esta canción que a mí me pone siempre de buen humor y me ha ayudado a superar tristezas amorosas. ¡Disfrútala!

Imágenes: SheKnows, Shine, SheKnows, Guardian, RomanceTracker, WomanAroundTwon, SheKnows.

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Claudia Vanessa Vargas

Comunicadora de profesión, me encanta reír y salir a celebrar la vida con mis amigos.

2 Comentarios Dejar un comentario ›

  • psicovision
    27 septiembre 2011

    Muy bueno el artículo!

    • Manrio
      28 septiembre 2011

      Gracias por tu comentario psicovision ¡Esperamos que te haya servido!