Consejos para un matrimonio con problemas, ¡no te los pierdas!

Tal vez te esté sucediendo en este momento o ya has pasado por una crisis grave en la que pensaste que tu matrimonio realmente no podía continuar. Las peleas se suceden una tras otra, existe una constante tensión entre ustedes, cada uno parecía huir de casa… es decir, toda una pesadilla…

Sin embargo, sabes que en el fondo ambos aún se quieren, solo que han perdido el hilo de la madeja. Y este el primer punto que debes tener en cuenta: AMBOS deben desear recuperar su relación. Si solo tú o solo él hacen el esfuerzo o tienen interés, no valdrá la pena. Así que debe haber un verdadero compromiso entre ustedes.

Teniendo esto en claro y aunque la situación sea muy difícil de sobrellevar, algunas pautas te ayudarán a recomponer la relación entre ustedes:

1. Buena comunicación

Sin duda, esto ya lo sabes, solo que en las últimas semanas (o meses) comunicarse entre ustedes ha sido sumamente difícil. Busquen un tiempo específico para conversar, a veces entre las obligaciones y el trabajo se pierde y es lo que va levantando un muro entre ustedes.

Por ejemplo, decidan que los viernes en el desayuno (si no han tenido otras oportunidades en la semana) compartirán cómo se han sentido en la semana no solo con respecto a su relación de pareja, sino al trabajo, los niños, etc.

No necesitas ocultar que te sientes mal o hacer de cuenta que no tienen problemas. Al contrario, compártelo. Tal vez te sorprenda descubrir que tu pareja se siente de una manera muy parecida a la tuya. Sin embargo ten en cuenta que cuando aborden los temas más difíciles no debe existir la necesidad de hacer culpable al otro por ellos, sino enfocarse en qué podría hacer que se solucionen.

2. Confianza mutua

Si el origen de sus problemas tiene que ver con un conflicto específico entre ustedes (infidelidad, por ejemplo) y se ha perdido la confianza, lo primero que deben hacer es restituirla. De otro modo será imposible seguir adelante. El tiempo es el mejor aliado para conseguirlo.

Analizar la situación de modo racional también te ayudará a superar lo que sucedió: pensar en los pros y contras de continuar con la relación y no cegarte ante la ira o la desesperación.

3. Un pequeño retiro

A veces una relación necesita un respiro en especial cuando ha llegado al límite de la paciencia de cada uno de los miembros. Para evitar seguir con situaciones que los dañen o hieran mutuamente, pueden optar por alejarse un par de días, ambos en soledad. No se trata de convertirse en solteros por unas horas sino de usar ese tiempo para pensar en los errores que cada cual está cometiendo (no de buscar los del otro).

Tal vez se den cuenta al final del “retiro” que aún con los problemas se extrañan. ¡Ojo! Tampoco se trata que se tomen un par de días cada semana sino de hacerlo cuando realmente sea necesario.

4. Su propio tiempo juntos

No hijos, no amigos, no familiares. Se trata de establecer un tiempo de pareja no necesariamente para hablar de los problemas sino para relajarse juntos, hacer las cosas que siempre les divirtieron (recuerden su época de novios), reír de cualquier cosa, alejarse de los problemas externos que muchas veces son la causa del alejamiento de pareja.

5. Busca ayuda

A veces es difícil que ambos encuentren en el entendimiento, en especial cuando un problema le sigue a otro y han comenzado a cargar una serie de resentimientos. Ambos tendrán que limpiar su relación (del pasado, de los sentimientos negativos como la desconfianza, etc.) y en algunos casos la ayuda de un tercero, un profesional o una persona con mucha experiencia es vital.

Él les mostrará los errores de los que tal vez no están siendo conscientes y les ayudará a encontrar el camino para una verdadera reconciliación. ¡No te niegues! Si tú o tu pareja lo han intentado todo y no ven salidas posibles pónganse en las manos de un terapista.

El matrimonio no es fácil, es una relación de convivencia, amor y mucho compromiso con grandes responsabilidades. Así que requiere trabajo de ambas partes, no siempre será fácil pero mientras exista el deseo de continuar juntos, es posible. Es una cuestión de decisión y bastante paciencia… ¡mucha suerte!

Imágenes: tuestima, mujerglobal, infocatolicos, lolabutton, psicoblog, unblogconsentimiento, psicriveonline,

Etiquetas : ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Irina Melgar

Mi pasión es escribir, el cine y caminar...!