Pelea con mi novio: cómo saber si es una crisis o el fin

Los problemas con la pareja son prácticamente parte de la relación. Pero, ¿cómo saber si son solo una crisis o el final de la relación? lo sabrás leyendo esta nota.

Todos hemos tenido problemas en nuestra relación de pareja. Quien diga que no, que lance la primera piedra. Los pleitos, discusiones o peleas con la pareja, son, en cierta manera, un mal necesario, pues nos enseña a crecer, a desarrollarnos como personas y a conocernos más. Tampoco es para que, bajo esa premisa, vayamos a casa a hacerle lío a nuestro ser amado. Es simplemente que, a causa de nuestro propio crecimiento, transformación y cambios que sufrimos a lo largo de la vida, las confrontaciones se producen.

Sin embargo, cuando estos pleitos se suceden una y otra vez, cuando algo en nuestro interior nos dice que algo anda mal, cuando la incompatibilidad de caracteres se hace mayor, entonces estamos hablando de algo más grave, que nos hace preguntarnos: ¿es una crisis o el fin de la relación?

¿Qué causa las peleas en la pareja?

Aunque pueden contarse por miles las causas de una pelea de pareja, todas, o casi todas tienen un tronco común, el choque de los caracteres. Cada uno de nosotros es todo un universo, con nuestros hábitos, tradiciones y manías, nuestra forma de reír, sentir, llorar y sufrir, nuestra vitalidad o pesimismo, nuestra receptividad a los cambios y receptividad hacia las otras personas.

Y todo este universo interior va cambiando con el paso del tiempo, con el crecimiento físico y emocional, con nuestra socialización y aprendizaje.  Ahora si a todo ello, le añadimos la confrontación con otra persona diferente, con la que compartimos gran parte de (sino toda) nuestra vida, va a generar tarde o temprano, una crisis, un roce entre ambos.

La parte íntima de una relación también puede ser motivo de peleas, si no hay compatibilidad, si no hay acuerdo entre ambos, si no hay atracción y amor; entonces, es allí cuando la relación amenaza con resquebrajarse.

En este contexto se dan las crisis de parejas, y cuando esto sucede es bueno conversarlo y tomar medidas que pueden devenir en el cambio de la conducta de uno de los miembros de la relación, o de ambos.

¿Se puede vivir del amor?

Eso es lo que nos venden las telenovelas y la literatura rosa. Si bien el amor es la base de una relación, si no hay comprensión y compatibilidad de caracteres, por más amor que haya, la relación se irá abajo.

La confianza y la honestidad también son otros de los pilares. Y por último, la comunicación. Si todos estos otros elementos o algunos de ellos fallan, el amor se resquebrajará y se destruirá como un cristal.

Ahora bien, es también posible que el amor prevalezca, pero que a la vez sea un imposible llevar una relación juntos. “Te amo pero no te soporto“, seguro habrás escuchado esa frase, pero que, encierra una gran verdad.

Hay amor, pero entre los dos no existe afinidad que permita que una vida en común pueda darse. A la larga, ese amor se convierte en cariño mutuo y amistad.

¿Cómo saber si es una crisis o el final?

A veces, las peleas de parejas son tan vehementes, tan intensas que nos hacen actuar sin pensar, o pensar de la manera equivocada, y, sobre todo, apresurada. Entonces creemos que con cada pleito es el final y nos lanzamos a amenazar o ejecutar la amenaza: “¡Terminamos!”.

Pero ante cada crisis, la primera regla de oro es calmarse y analizar todo con cabeza fría. Preguntarse el por qué de esta pelea, qué se puede hacer, y hacer, sobre todo un análisis de la situación que nos incluya, porque, tendemos siempre a creer que todo es culpa del otro, pero la relación es de dos y nadie es perfecto.

Analiza cosas como estas:

  • ¿La causa de esta pelea es frecuente? ¿te prometió cambiar, mejorar en ese aspecto y nada?
  • ¿Discuten a cada momento y por todo?
  • ¿Es verdaderamente toda su culpa, o tú también eres culpable?
  • ¿Verdaderamente se puede solucionar este / estos conflictos?
  • ¿Sientes que, en verdad, ustedes dos son incompatibles?

De acuerdo a los resultados que vayas obteniendo, te darás cuenta de si se trata tan solo de una crisis de pareja, la cual puede solucionarse tal vez haciéndose un paréntesis para meditar, o tal vez buscando ayuda de un orientador de parejas. Muchos desechan esta idea pero, en realidad ¿por qué no? si cuando se trata de hacer todos los intentos por solucionar una crisis de pareja y, cuando se ama de verdad, todo vale. Pero estas repuestas pueden hacerte concluir que, finalmente, la relación, por el bien de ambos, debe terminarse.

Y cuando esto último es cierto, es mejor separarse. Es duro siempre una separación, admitir un final, pero, a la larga, te darás cuenta que es lo mejor, y que, quizás, más adelante, cuando hayas encontrado a la persona verdaderamente indicada, esta decisión que habrás tomado ahora, será más que mejor.

Imagen: ZonaFemenina, VidaSana, AOLSalud, Cosmoespañol, Negiiiintk.

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.

2 Comentarios Dejar un comentario ›