Infidelidad por Internet: ¿traición o una señal de alarma?

La infidelidad es el gran temor de toda pareja, y hoy en día que vivimos rodeado de tecnología, el arte del engaño se transforma y la utiliza como canal de transmisión. ¿Te ha pasado?

La infidelidad es una de esa inflexiones del amor a las que las mujeres (y, hay que decirlo, los hombres también) tememos más. Y, con los tiempos modernos, ser infiel se acomoda a las nuevas tecnologías de información y comunicación.

La Internet, sobre todo es un caldo de cultivo, o, mejor dicho, un nuevo campo de acción por el cual, el, o la infiel, pueden dar rienda suelta a sus instintos de no permanecer tan solo con una pareja.

Sin embargo, ¿una relación por Internet con otra persona, que no llega a concretarse, puede considerarse infidelidad? o, ¿debemos suponer que una relación de este tipo, necesariamente termina en un encuentro cara a cara, con el amante virtual?

Cyber-infidelidad a la vista

Ya he contado en otro post, cómo una amiga mía, Elsa, me contó sobre la infidelidad de su esposo que, incluyó encuentros virtuales, y luego reales con parejas ocasionales que conocía.

Llevó una vida doble inventando por la Internet, infinidad de cosas sobre sí mismo que rayaban en lo fantástico: dueño de una cadena de hoteles, soltero, pero que estuvo a punto de casarse, etc., etc.

Es probable que él haya consumado muchas de esas citas virtuales, por lo que la Internet se constituiría en un medio para ser infiel, en un canal por donde encontrar otras personas con quien intimar fuera del matrimonio o relación oficial.

Es posible también que todo no pase de un flirteo con que se avive esa llama de pasión e incertidumbre de las primeras citas, del coqueteo, que se van diluyendo con una vida en común de casados o de ya muchos años de relación.

Lo cierto es que la intención de mirar hacia otro lado, buscar otras sensaciones experiencias y aventuras, fuera de la pareja pesan como causal de infidelidad.

Desatender a la pareja o a los hijos, consumir horas de horas en la PC tras esa nueva aventura, son malos indicios de que solo de cuerpo está en casa, pero no de mente y corazón.

¿Cómo tratar con un cyber-infiel?

Un infiel que usa la Internet para engañar a la pareja, estará al mismo nivel que uno real, y en este nivel de cyber infidelidad yo me preocuparía más. Porque, mientras que el segundo se concentra en el aspecto carnal-sexual, el primero, a través de las conversaciones dará más prioridad a los sentimientos, a hacer del amante su “paño de lágrimas” lo que puede desencadenar en un amor paralelo.

El engañador pensará que, porque todo quedó en el teclado y el monitor y no hubo encuentro real, está salvado, sin embargo, no, la intencionalidad es la misma, la falsedad es la misma, y el daño generado en la pareja oficial y en la familia y quienes le rodean es el mismo. Daño hay, al igual que en la infidelidad tradicional.

Por ello, debes sopesar bien si perdonar o no al infiel. ¿Estará realmente arrepentido de sus actos? ¿Estará dispuesto a someterse a nuevas reglas de conducta para reparar el daño hecho?

Tal vez una terapia de pareja pueda servirles de orientación y allí descubrirás cuánto desea él cambiar y mejorar para recobrarte. No me atrevería a decirte que lo desheches de plano, como es lo que uno suele sentir en un principio. Depende de ustedes resolver si es posible rescatar la relación.

Imagen: Lea, Vanguardia, Liv16.com, Psibook, Sanarte.

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.