Renuncia a las relaciones que te hacen daño

¿Acaso es fácil renunciar a algo? Estoy segura que no, más aún si te aferras a ese algo. Y es que cuando nos acostumbramos a alguien eso puede ser lo más difícil de hacer y de comprender. En nuestro caso, nosotras podemos ser muy dependientes de nuestra pareja, pero no debería ser así. En este artículo te doy un ejemplo para que entiendas mejor lo que quiero decir.

Lo que les voy a contar le pasa a una amiga y créanme que no me parece nada sana su relación

Mi amiga era alegre, le gustaba salir a divertirse, a pasear, no faltaba a las reuniones con nosotras. Pero empezó una relación con un chico que la verdad es que a nadie le caía bien. Ya están varios años juntos, pero él ya le ha hecho varias cosas imperdonables… La amenaza diciéndole que si lo deja se va a matar e incluso se queja con la mamá de ella cuando mi amiga no le hace caso en algo.

Ah, claro, tampoco le gusta que salga con sus amigas de siempre, solo quiere que salga con él. Bueno, si te cuento más ya no va a alcanzar el espacio para todas las cosas que hace este chico. En conclusión, es un hombre posesivo y debe estar algo loco -para hacer todo lo que hace- y mi amiga también, porque lo aguanta.

Ahora, la que lea esto dirá “hace rato ya lo hubiese dejado”, pero ¿realmente harías eso si fuera tu caso? Cuando uno ve desde afuera las cosas, es mucho más fácil juzgar…

Por eso, terminar una relación para muchas es muy difícil; así sepas que hay algo mal, no quieres renunciar a eso, porque piensas que tu pareja va a cambiar o un milagro va a pasar.

En pocas palabras, si quieres saber si lo mejor es renunciar, debes reflexionar acerca de tu relación y verla desde el exterior, como si no fuera algo tuyo. A veces no eres feliz con tu pareja, ya no te llena, sientes que el amor se acabó, la persona ya no es la misma, es demasiado celoso, posesivo, te chantajea, no te trata con respeto, no te valora o te trata como si fueses inferior a él.

Es más que obvio que uno de los dos -o los dos- saldrá afectado con la decisión, pero como ya dije, a veces es bueno renunciar a cosas que a la larga te van a causar un daño emocional. ¡No esperes a que las cosas empeoren o que te sientas mal con una relación que no va más! Al final, la que se hace daño y va a sufrir, eres tú.

Imágenes: psicologiayautoayuda, comosuperarunaruptura, emelypaz

Tags Blogalaxia: Relaciones, consejos, separación, .

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados