¿Nos convertimos en infieles si coqueteamos?

Para muchas parejas, el acto del flirteo puede resultar un hábito común y natural, porque solo se limita a las palabras y al lenguaje corporal, pero sin contacto físico. Sin embargo, este hecho podría convertirse en una forma solapada de infidelidad, según algunos expertos, porque se permite agradar o despertar el interés en otra persona que no es tu pareja.

Muchos de estos expertos se basan en el concepto de la Real Academia de la Lengua, en la que se explica que el flirteo es un juego de seducción entre un hombre y una mujer, por lo que se convertiría en un acto de infidelidad si una persona comprometida intenta seducir a una tercera.

Este hecho podría comprobarse fácilmente con un simple ejemplo, el de las ciberrelaciones. Por Internet, se realizan a diario muchas citas para mantener cibersexo; aunque no hay contacto físico, el hecho de encontrarte con otra persona que no es tu pareja para intimar, ya indica un acto de infidelidad. Por ello, podemos deducir que el flirteo es en sí mismo un acto de infidelidad, pues busca crear el interés en una tercera persona.

No obstante, hay muchas parejas que llegan a un acuerdo en el cual se permiten a sí mismas la coquetería y el flirteo con otras personas, esto no quiere decir que el hecho sea bueno entonces. Por el contrario, analizando fríamente podemos darnos cuenta de que el tercer involucrado ignora la relación o el acuerdo previo en la pareja, por lo que al conocer la verdad, se sentirá defraudado y engañado, causándole heridas.

En todo caso, es mejor buscar la forma de cuidar su conducta por más acuerdos que se haya puesto de por medio. Y en caso esto fallara y la infidelidad se consumara, es preferible enfrentar la situación y tratar de buscar la solución adecuada, sobre todo si hay amor de por medio y una relación de varios años o un matrimonio.

Fuente: TNRelaciones.

Imagen: RightNReal.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Lidia Caparachin

Soy comunicadora social, apasionada del cine, el teatro y la música; me encanta viajar, los helados de fruta y las series policiales.