¡Tengo un novio celoso y no sé qué hacer!

Todo marcha perfecto en tu relación, tu hombre te ama, es atento contigo y muy cariñoso, pero…¿te sobreprotege demasiado?, ¿se pone celoso de cualquier otro chico que se te acerque?

Carol era una de mis mejores amigas… ¡Qué cosas no hacíamos juntas! Ir a los malls, al cine, a pasear, comer, al cine, a las fiestas de la Universidad. Todo hasta que conoció a Christian.  Todo a su alrededor desapareció se sumergió de lleno a su relación, y yo al comienzo pensé que bueno, estaban enamorados y todo eso, es decir, la primera etapa de furor, en que no se quiere ver a nadie y el mundo es una burbuja solo para dos.

Pero no, la historia era diferente. Christian era celoso y posesivo (combinación fatal) y celaba a Carol de todo. Y observándolos bien, me di cuenta del martirio que vivía mi amiga: no podía reunirse con amigos (sobre todo varones) para hacer trabajos, si veía a Carol conversando con alguno (aún si fuera el profesor) reaccionaba mal y le hacía pleito. Le hacía escenas cada vez que ella quería salir con amigas, a reuniones.

Ella misma me contó que un día, Christian la vio saliendo del supermercado con un hombre. Sin pensarlo fue directo a hacerle pleito y tratar de golpear al incauto, quien resultó siendo su primo hermano. Todo ello no hacía más que poner de relieve a un celoso compulsivo e inseguro de sí mismo, que descargaba todos sus temores en mi pobre amiga.

Emociones al extremo

Los celos son emociones intensas, extremas, que siente una persona hacia otra. La persona celosa creee de alguna manera, que su relación está siempre en peligro, ya sea porque su propia pareja pretende traicionarlo, o porque todas las otras personas quieren alejarla de él.

Sin embargo, dichas emociones difieren mucho del verdadero sentimiento del amor y muchas veces se confunde una cosa por otra.

«Te amo tanto que no puedo vivir sin ti», «Tengo celos porque te amo, si no te amara, no me interesaría con quien estés», son algunas frases corrientes que se dicen para disimular este sentimiento.  Hay incluso una canción romántica, escrita y cantada por Camilo Sesto con ese nombre: «Celos»:

Todas estas frases seguramente las hemos escuchado y nos han hecho sentir impactadas porque pensamos que los celos son la prueba de que se nos ama.

Amar a una persona es, entre otras cosas, aceptarla como es, respetarla y confiar en ella. En cambio, los celos son un sentimiento de posesión y de mucha inseguridad en sí mismo. La persona que sufre de celos, vive aquejada por sentimientos de duda, sobre la otra persona, sobre si habrá o no otro que amenazce con quitarle lo que él cree que es suyo.

En definitiva, son sentimientos que no son nada buenos para la relación y pretender creer que si nuestra pareja se muestra celosa, es síntoma de que nos ama y nos cuida, es un craso error. Situaciones como las de mi amiga Carol pueden generarse de no ponerle un alto a tiempo.

¿Qué hacer?

Cuando tu relación se encuentra amenazada por una pareja celosa que interrumpe tus actividades normales de vida, es tiempo de ponerle freno, Los celos no son buenos ni en mayor o menor medida, no olvides esto. Tu pareja debe de entender mediante el diálogo, que celarse de ti, es sinónimo de no tener confianza, y la confianza es la base de una relación.

Busca un día en que ambos estén tranquilos y relajados e invítalo a hablar del tema, sin discutir. Dile que no eres feliz viendo que él no confía en ti, que tampoco lo eres sintiéndote asfixiada con la excesiva sobreprotección que te da él. Puede que te diga que es del resto de la gente en quien no confía. Si esto ocurre, explícale que tu amor por el es lo suficientemente fuerte como para que tú pienses en faltarle fijándote en otra persona, y que si esta otra persona se insinúa, tu sabrás cómo rechazarlo.

Si se niega a conversar al respecto, busca otro momento, pero no dejes de hablarlo, pues es importante que zanjen esas asperezas, que luego te pueden costar la relación.

Para casos de celos patológicos (celos que se convierten en acoso, en reacciones violentas, etc.) deben buscar ayuda profesional. No debes dejar pasar por alto malas reacciones o ataques contra ti u otras personas en nombre del amor, porque los celos no son amor de ninguna manera. Si te sientes en peligro real, pide ayuda y aléjate de esa persona hasta que realmente compruebes que ha pedido y está recibiendo ayuda profesional para superar ese problema que lo tiene fuera de control.

Eso es lo que tuvo que hacer mi amiga Carol, desafortunadamente su pareja se negó a recibir ayuda y peor aún, a aceptar que tenía un problema. Y entre gritos y lamentos (por parte de él) ella tuvo que dejarlo.

Claro, esto no tiene que terminar siempre así, si la páreja está dispuesta a mejorar realmente por amor a la pareja, pero sobre todo, por sí mismo.

Otras medidas que puedes tomar para frenar posibles formas de controlarte o de vigilarte al extremo son:

  • Pídele que respete tu espacio. Explícale que parte de tu crecimiento como persona, es relacionarte con otras personas, interactuar y vivir experiencias por ti misma.
  • Nada de correos ni celular. Nunca aceptes que revise tu correo, o celular, tampoco le des tus contraseñas, pues no tiene por qué irrumpir en tus mensajes privados. Compartir esa información es una opción, pero de ninguna manera una obligación. Que tampoco lo haga con tu bolso o billetera.

  • Actividades. Convéncele de que realice alguna actividad en la que esté involucrado él solo, pro ejemplo inscribirse en un club deportivo, un viaje, etc. Vivir experiencias propias le hará vivir más y pensar menos en los sentimientos negativos de los celos.

Imagen: PensarEnMujer (terapia) Ennoticias.com (peleados) Elartedelaestrategia (celos) ZeldaLilly (hombre celoso gritando) Friki (espiando)

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.