La media naranja, ¿realmente existe?

Le llaman el príncipe azul, la pareja ideal, la media naranja… Todas estas frases no hacen más que consolidar un ideal que a muchas de nosotras nos quita el sueño. Y de tanto buscar, no lo encontramos. Pero, ¿es tan difícil encontrar al hombre ideal? ¿O es tan solo una fantasía?

En la mayoría de los casos, el concepto de pareja ideal nace en nuestros primeros años de nuestra vida como mujer y generalmente es alimentado por lo que vemos en las telenovelas, películas y novelas rosa.

Este hombre ideal siempre es alto, guapo, y se amolda a nuestros tipos físicos ideales (rubios, morenos, musculosos, delgados, etc.). Esto, generalmente en la adolescencia, nos hace trivializar y juzgar erróneamente. Poco a poco se van añadiendo “ingredientes” a nuestro modelo que ya incluyen características emocionales, como que sea romántico, detallista, sincero, puntual, etc.

Estos valores van madurando en nuestra adultez y ya nuestro hombre ideal se perfila como una persona más acorde con la realidad, un ser comprensivo, maduro, responsable, capaz ante situaciones de estrés, con los que podamos imaginarnos pasar nuestra vida juntos, en las buenas y en las malas.

Llegar a tener un hombre ideal también depende de una;  mucho de él se reflejará en ti, y ambos madurarán y crecerán juntos. Las circunstancias que les rodeen también influenciarán mucho. Pero, ojo, la pareja perfecta no tiene que ser como nosotros ni opuesto a ti, tiene que estar en un punto medio en que ambos puedan compartir y que el uno sea el complemento del otro.

El hombre ideal sabrá conocerte por cómo miras, hablas o escuchas, ríes o lloras, será tu brazo cuando necesites apoyarte y el que esté allí cuando lo necesites, pero todo ello funcionará a mil en la medida en que tú también lo seas para él.

Fuentes: Telépolis, Webalia.

Imagen: LaPalomitaMecánica.

Tags Blogalaxia: , , .

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.