¿Estamos preparados para vivir juntos? ¡Descúbrelo con este post!

En un momento de la relación, cuando ya estén casados o aunque no lo estén, probablemente tu pareja y tú piensen en vivir juntos. Exacto: compartir cama, casa, cubiertos y hasta el inodoro. A muchas puede parecerles una idea preocupante, pero, vamos, lo que menos queremos es complicarnos la vida. Sería conveniente que esto ocurra cuando la relación ya haya madurado y si han comprobado que sus caracteres son compatibles.

Es cierto, se trata de una importante decisión que surgió de un acuerdo. Tu novio y tú deben conocerse y quererse mucho -por algo están juntos-, y los dos deben estar dispuestos a acompañarse y a mantener ciertas reglas de juego dentro de su nuevo hogar.

Nunca dos personas van a tener costumbres o ritmos idénticos, pero ambos deben sobrellevar las costumbres del otro, y si estas son perjudiciales para, por ejemplo, la economía de la casa, deben superarlas. Para tal fin, pueden establecer un código o determinar fechas de pagos de los servicios básicos para evitar discusiones en el futuro. Es recomendable también que sean económicamente solventes, que sean responsables con el dinero y que se interesen en el bienestar de ambos, en todos los aspectos.

Tú conoces a tu pareja, asegúrate de que sea una persona que puede valerse por sí misma y que no dependa de órdenes para ejecutar labores en casa. Se trata de los dos y prácticamente son administradores de una vida y una casa juntos. Ahora bien, no entres en pánico. Ni tú ni él son perfectos, pero pueden aconsejarse y siempre podrán mejorar. Solo necesitan compromiso mutuo, respeto, sentido común y amor.

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados