El amor en tiempos de Internet

En estos tiempos, donde todo avanza tan rápido, ¿qué es lo ideal? ¿Dentro de qué parámetros o estándares podríamos definir un amor o una relación como “normal”? Lo que para mi puede ser perfecto, puede ser totalmente extraño para ti.

¿Es eso normal?

No me atrevería a poner una definición. Creo que a estas alturas, cada uno concibe la vida de formas diferentes, y las relaciones también. Las nuevas generaciones nacen ya expuestas a los estímulos del Internet y las redes sociales que hacen que sus relaciones sean diamentralmente opuestas a las que yo tenía al iniciar la adolescencia.

En este mundo en el que, chicas que ahora estamos por llegar a los 30, hemos tenido que incorporar la Internet y sus “maravillas” a nuestras relaciones interpersonales, descubrimos que existe, en ese universo paralelo, la oportunidad de concebir y conseguir el amor verdadero.

¿Es tu historia? ¿Te ha pasado algo así? ¿Internet te permitió conocer el amor y mantenerlo? Vamos a investigar un poco sobre este tema.

Lo conocí en Internet…

Me aventuré a indagar un poco sobre este tema, que ya no es novedad, eso es cierto, pero sigue vigente y más para mí, porque lo he vivido en un entorno cercano. No, yo no. Personalmente no creo que en el amor virtual, soy más de la vieja y clásica escuela.

Lo que sucede es que esta semana, una de mis primas más cercanas se ha comprometido para casarse con su novio. Ok, me dirán ustedes, ¿y qué tiene eso de extraordinario? ¡Pues que lo conoció por Internet! Mi prima nos calló la boca a todas al concretizar su relación…

Su historia y su testimonio, se los contaré un poco más adelante. Por el momento me respondo yo misma una pregunta que me hice al pensar en este tema: ¿se puede encontrar el amor por Internet? Pues, parece que sí (¿o es que mi prima tuvo suerte?).

En primer lugar, parece que fuera la respuesta a los problemas del amor: “Como no consigo novio en el mundo real, buscaré uno en Internet”. Dice el refrán que hay muchos peces en el mar y varios de ellos nadan en la red. Sino, ¿cómo explicamos la existencia de más de 6 millones de páginas de Internet ofreciendo citas, conocer gente y la promesa del amor verdadero?

En segundo lugar, la intervención, obligatoria y absolutamente determinante, de la tecnología en todas sus formas. Conoces al chico por Internet, en un chat, a través del Messenger, del Facebook o Twitter. Mantienes tu relación, necesariamente a través de alguno de estos medios y, por consiguiente, necesitas un gadget que te permita acceder 24/7, hasta cuando vas al baño, a tus redes sociales. Realmente, la tecnología llega a ser de lo más escalofriante a veces.

Una historia real

Les cuento un poco la historia de mi prima. Mariana siempre ha soñado con su príncipe azul y casarse lo antes posible. Después de un par de relaciones largas fallidas (una de ellas a la distancia debido a que su príncipe azul partió), Mariana seguía esperando al hombre de su vida. Y lo encontró, ¿dónde?, ¡en Facebook! Vio a Luis en una foto, le pareció atractivo y no tuvo mejor idea que invitarlo a ser amigos. Debo admitir que se requiere valentía para hacer algo así. Yo no lo haría.

Después de unos meses, el estado de Mariana en Facebook había cambiado y decía “en una relación”. Obviamente, la pregunta de las primas y amigas fue ¿con quién?, pues no había novio conocido. Era un tal Luis, un chico que conoció a través de la red social, del que se declaraba enamorada, ¡y era mutuo! Y se notaba, porque, a través del Face, ambos se decían cuánto se amaban y se extrañaban; es más, gracias a la tecnología había fotos retocadas de ambos juntos.

La gracia de esto es que Luis vive en Suiza, era un amor a la distancia y sin contacto real, y lo fue por casi un año, hasta que Luis vino a Perú; él es peruano, pero reside en Europa. Vino en verano de este año, lo conocimos, y ambos por fin se vieron y tuvieron una relación física verdadera tal cual debe ser.

Mi prima se compró un iPod para tener Internet todo el día y chatear a través del Messenger con su chico. Además, andaba prendida al teléfono, ya que Luis la llamaba más o menos cada dos horas. Su vida cambió en el sentido de que ya no salía a bailar ni a divertirse tanto, pues tenía una relación que mantener y hablaba de su futuro, de su matrimonio y que nos iba a dejar para mudarse a Suiza.

Y así será. Luis volvió, y esta vez con anillo de compromiso a pedir la mano de Marianita, que se casará pronto y se mudará a la lejana Europa. Me da pena, porque definitivamente la extrañaré, pero me da gusto porque está feliz y porque logró que me tragara mis palabras… Su amor se hizo realidad.

En palabras de mi prima, lo más difícil de tener una relación a la distancia es la confianza, porque no vives junto a él ni vives el día a día. Ella se aferró a la tecnología e hizo de la mensajería instantánea su aliada. Dice que la comunicación continua es básica; sin Internet su relación no hubiera funcionado.

Lo bueno y lo malo

Me atreveré a esbozar unos pros y contras de tener una relación a la distancia. Veamos:

- Pros:

(¡Pues no encuentro ninguno! ¿Alguien me puede decir cuáles son?)

Luego, investigando un poco, encontré unos cuantos, que no se qué tan buenos sean, pero en varias páginas de psicología aparecían como positivos:

  • Vives una “vida de soltero“, sin darle explicaciones a nadie.
  • Esperas con ansias los reencuentros.
  • No existe la rutina porque no se ven seguido.

- Contras:

  • La distancia. Vivir vidas paralelas separadas.
  • La falta de contacto físico real.
  • La dependencia al teléfono, el Internet y la tecnología.
  • Crear a través del medio virtual una imagen errónea de uno mismo.
  • La infidelidad. Se me vienen a la mente frases tipo “amor de lejos, felices los cuatro” y “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Todo lo que he comentado arriba son mis opiniones personales, claro está. Yo no he tenido nunca una relación de este tipo; la máxima distancia que tuve en una relación fue cuando viajé a Europa por 3 meses y me separé de mi novio, pero yo tenía 17 años. Sea como sea, existen estrategias para mantener viva la llama de la pasión y miles de formas de salir exitoso con este tipo de relaciones.

Lo único que sé es que con el amor nunca se sabe (valga la redundancia), es algo tan relativo y difícil de generalizar. De repente a ti te ha pasado lo mismo que a mi prima, de repente sí encontraste el amor virtualmente, o si no crees que eso sea posible, cuéntanos también qué piensas y veamos finalmente quién tiene la razón. Te dejo con el video de un comercial que habla justamente de Internet en el amor, ¡muy divertido!

Este es otro video, bastante antiguo la verdad, pero que expresa un poco ese sentimiento entre dos personas por Internet. Recuerdo que lo escuché por primera vez hace casi 10 años, cuando recién estaba empezando el boom de la Internet. ¿Lo recuerdas?

Imágenes: Favim, Relaciones.Practicopedia, Favim, CoastalFriendly, JustColleges, MujeresConstruyendo.

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Claudia Vanessa Vargas

Comunicadora de profesión, me encanta reír y salir a celebrar la vida con mis amigos.